Trucos para elegir una buena sandía

La sandía es una planta trepadora o rastrera, con hojas, flores y zarcillos, que son unos hilos que se van enrollando. El zarcillo así como la oreja que le sale a la sandía son los dos indicativos de que la sandía está madura y puede ser recolectada, cuando la oreja, que es como un canónigo, está verde quiere decir que la sandía ya ha madurado lo necesario para ser consumida.

Cómo elegir una rica Sandía en tu tienda más cercana

Hasta aquí todo bien, pero ¿y cuando llega el momento de elegir la sandía que te lleves a casa? Vamos a compartir algunos indicadores para que sepas elegir una sandía en su punto óptimo de maduración y que esté dulce y sabrosa.

  1. Debe de pesar bastante para su volumen, quiere decir que está llena de agua y estará riquísima para comer.
  2. Golpéala y tiene que sonar seco, que es un indicativo de que tiene agua. Si le das un golpecito y tiene poca agua, suena hueca.
  3. Ha de estar dura y turgente y con una textura uniforme, si tiene trozos más blandos es que está demasiado madura y no estará buena.

Cuando la consumes

Cuanto más gruesa es el trocito de color blanco entre la cáscara y la pulpa roja, es que se ha cortado antes de que terminara de madurar. Se tiene que ver la parte blanca fina, esto querrá decir que se ha recolectado en el momento correcto.

Un poco de historia

Es un cultivo de ciclo anual que fue introducida en nuestro país por los árabes, sobre todo se cultiva en el este de Andalucía. El nombre proviene del árabe clásico sinddiyah, de Sind región de Pakistán de donde procede el nombre, después pasó a llamarse sanddiyah, y ha variado al nombre actual que le damos sandía.


Rodaja de sandía


¿Qué debemos saber sobre la sandía?

  • Es un potente hidratante (dos buenas tajadas suplen un vaso de agua).
  • Es jugosa y refrescante para esta temporada del año.
  • Las variedades de sandía cuya pulpa son de color rosado y rojo, se consideran una fuente moderada de licopeno, que tiene actividad antioxidante, actuando contra los radicales libres (sustancias nocivas para nuestra salud), lo que justifica el papel del consumo de sandía en la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares y degenerativas.
  • Es una fruta alcalinizante que mantiene un nivel de pH saludable para el organismo.
  • La sandía resulta fácil para ser consumida, convirtiéndola así en un postre ideal para los más pequeños y la textura suave de su pulpa está indicada para quienes tienen dificultades para masticar los alimentos.
  • Cómela antes de las comidas o entre horas. En general, resulta fácil de digerir, aunque puede resultar indigesta para ciertas personas si la consumen después de las comidas, debido a que su elevado aporte de agua diluye los jugos gástricos y retrasa la digestión de los alimentos, lo que provoca la consiguiente sensación de indigestión e hinchazón.

Agradecer a Ana, técnico de Viagro, su aportación en este post, ¡muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *